Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos (Juventud Rebelde)


Estudiantes de las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, de la Marina, de la Academia del Ministerio del Interior y el pueblo en general, se trasladaron en una peregrinación hasta el malecón habanero y depositaron flores en el mar

Los cubanos rindieron este domingo homenaje al guerrillero del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos, desaparecido hace 53 años.

Estudiantes de las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, de la Marina, de la Academia del Ministerio del Interior y el pueblo en general, se trasladaron en una peregrinación hasta el malecón habanero y depositaron flores en el mar, una ceremonia que se realiza en el país hace décadas cada 28 de octubre, reportó PL.

Participaron, además, el viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Álvaro López Miera, la primera secretaria del Comité Provincial del Partido en La Habana, Mercedes López Acea, y la secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas, Yuniaski Crespo.

En otras regiones del país también miles de cubanos echaron flores al mar y a los ríos de sus localidades en honor al guerrillero, uno de los más carismáticos del Ejército Rebelde.

Camilo Cienfuegos, desapareció el 28 de octubre de 1959, a los 27 años, cuando regresaba de una misión encomendada por el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, en la región centro-oriental de la isla, para detener al comandante Huber Matos, acusado de traición.

Era uno de los 81 hombres con que desembarcó Fidel Castro en diciembre de 1956 del yate Granma, para iniciar la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, y fue clave en la derrota del dictador Fulgencio Batista y en el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959.

Al frente de la Columna No. 2 Antonio Maceo, con con 92 combatientes (sólo 82 armados), emprendió la triunfal invasión guerrillera hacia el Occidente de la isla, junto a la Columna No. 8 Ciro Redondo al mando del emblemático Ernesto Che Guevara.

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu

28 de Octubre del 2012 11:55:24 CDT

Nota de Cubacid: Camilo no regresaba de arrestar a Huber Matos porque el arresto de Huber Matos fue el 21 de octubre y Camilo desapareció en extrañas circunstancias  el 28 octubre, y ya antes había regresado a La Habana.

Ver: Aun persiste el misterio sobre la muerte de Camilo



Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected Flickr Flickr
Leer más

Gutiérrez Menoyo fue un hombre valiente pero se equivocó, dice Huber Matos



"HAY QUE MORIR DE PIE Y DE FRENTE"

EFE

Miami -- Huber Matos, el único de los comandantes históricos de la revolución cubana exiliado, afirmó que el ex comandante anticastrista Eloy Gutiérrez Menoyo, fallecido el viernes en Cuba, fue un “hombre valiente” que cayó en la trampa de creer que podía “negociar con los Castro”.

Matos, a punto de cumplir los 94 años, aseguró el viernes a Efe que Gutiérrez Menoyo fue “víctima de su inconsistencia” en su exilio y regreso a la isla en 2003, donde creyó que podría “negociar con los Castro” y “sacar provecho a su presencia” en la isla.

En su opinión, el ex comandante exiliado en Miami y fallecido a los 77 años en La Habana cometió un gran error al obviar que “tratar con los Castro es prestarse o a una trampa o cometer una inocentada”.

En ese sentido, criticó la decisión de Gutiérrez Menoyo en 2003 de regresar a Cuba, “dando la espalda a sus compañeros, para ver si sacaba algún provecho del final de los Castro”, sin comprender, dijo, que “con hampones como los Castro no se puede negociar”.

Quien fuera maestro rural y, posteriormente, con el triunfo de la guerrilla, gobernador de la provincia de Camagüey expresó “respeto por el recuerdo del hombre valiente” que fue Gutiérrez Menoyo, pero puntualizó que “con valentía sólo no se puede actuar en el mundo”, algo que ignoró su compañero de armas al frente de los rebeldes de Sierra Maestra.

Reconoció que “no coincidían” en los planteamientos de la lucha anticastristas e insistió en que Gutiérrez Menoyo, nacido en la capital española en 1934, fue un “tipo valiente, un poco aventurero”, que se equivocó al “no ser muy fiel a los principios de la lucha por los derechos del pueblo de Cuba”.

“Finalmente fue víctima de los Castro y de su propia manera de actuar (…) al maniobrar sin tener en cuenta esos principios”, dijo sobre el excomandante revolucionario que estuvo preso 22 años en Cuba por sus actividades anticastristas.

Huber Matos, quien estuvo por su parte 20 años preso por divergencias ideológicas con Fidel Castro, mostró su voluntad férrea de, si le llega la muerte en el exilio, morir “diciendo que siempre dijo no a la tiranía de los Castro”.

“Hay que morir de pie y de frente”, enfatizó Matos, quien todavía conserva la esperanza de “ver el final del castrismo y mantener el reclamo de los derechos del pueblo cubano”.




Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected Flickr Flickr
Leer más

Renuncia del Comandante Huber Matos en 1959


Para comprender la carta de renuncia del Comandante Huber Matos en octubre de 1959, hace más de cincuenta años, hay que situarse en aquella época y tener conocimiento de los hechos que precedieron a esa carta.

Esto requeriría una larga y detallada explicación, pero tratemos de sintetizar los aspectos principales:

1. En varias conversaciones antes de la renuncia, Huber Matos presiona a Fidel Castro con el fin de definir el curso que va a tomar el proceso revolucionario. Huber estaba preocupado por la influencia cada vez mayor de los comunistas en el gobierno, los sindicatos y el ejército. En todo momento Fidel estuvo de acuerdo con Huber y le aseguró que la influencia comunista era obra de Raúl y del Che, hasta llegar al extremo de asegurarle a Huber que ellos dos no iban a robarle su revolución.

2. Huber renuncia al darse cuenta que Fidel seguía posponiendo la reunión sugerida por el propio Fidel entre ellos:  Huber, Fidel, el Che, Camilo y Raúl, para definir el proyecto revolucionario. La renuncia tiene el propósito de dar a conocer y alertar a los revolucionarios en toda la isla y a la población sobre su inconformidad con lo que esta sucediendo.

3. La carta renuncia precede conversaciones de Huber con varios dirigentes revolucionarios, entre ellos el presidente Manuel Urrutia y Camilo Cienfuegos; ambos preocupados por el problema de la creciente influencia de los comunistas.

Urrutia fue obligado a renunciar por Fidel como presidente de la república el 18 de julio de 1959. Tres meses después, el 21 de octubre de 1959 Huber renuncia. Camilo Cienfuegos desapareció una semana después del arresto de Huber en Camagüey y después de sugerirle a Huber que huyera de Cuba.

4. Las dudas de diferentes dirigentes revolucionarios sobre el problema comunista eran desconocidas por una población en su mayoría fanatizada con Fidel Castro.

Sugerir que Huber debió haber eliminado a Fidel en aquellos momentos para evitar lo que sucedería en Cuba durante medio siglo, habría requerido tener en las manos una bola de cristal que le permitiera ver el futuro.

Si la eliminación de Fidel hubiera sido exitosa, que es algo improbable, Raúl y los comunistas habrían tomado el poder con la total aprobación del pueblo.  El asesinato de Fidel Castro se habría presentado como una traición y una confabulación de los Estados Unidos.

La dictadura comunista se habría entronizado de la noche a la mañana y habrían asesinado a miles de miles de personas inmediatamente.

La opción de Huber fue denunciar, alertar y estar dispuesto a morir fusilado o ir a prisión para que el pueblo y la dirigencia revolucionaria democratica se diera cuenta de lo que estaba pasando y pod
ía suceder.


Camagüey, octubre 19 de 1959
Dr. Fidel Castro Ruz
Primer ministro
La Habana

Compañero Fidel:

En el día de hoy he enviado al jefe del Estado Mayor, por conducto reglamentario, un radiograma interesando mi licenciamiento del Ejército Rebelde. Por estar seguro que este asunto será elevado a ti para su solución y por estimar que es mi deber informarte de las razones que he tenido para solicitar mi baja del ejército, paso a exponerte las siguientes conclusiones:

Primera: no deseo convertirme en obstáculo de la Revolución y creo que teniendo que escoger entre adaptarme o arrinconarme para no hacer daño, lo honrado y lo revolucionario es irse.

Segunda: por un elemental pudor debo renunciar a toda responsabilidad dentro de las filas de la Revolución, después de conocer algunos comentarios tuyos de la conversación que tuviste con los compañeros Agramonte y Fernández Vilá. Coordinadores Provinciales de Camagüey y La Habana, respectivamente: si bien en esta conversación no mencionaste mi nombre, me tuviste presente. Creo igualmente que después de la sustitución de Duque y otros cambios más, todo el que haya tenido la franqueza de hablar contigo del problema comunista debe irse antes de que lo quiten.

Tercera: sólo concibo el triunfo de la Revolución contando con un pueblo unido, dispuesto a soportar los mayores sacrificios... porque vienen mil dificultades económicas y políticas... y ese pueblo unido y combativo no se logra ni se sostiene si no es a base de un programa que satisfaga parejamente sus intereses y sentimientos, y de una dirigencia que capte la problemática cubana en su justa dimensión y no como cuestión de tendencia ni lucha de grupos.

Si se quiere que la Revolución triunfe, dígase adónde vamos y cómo vamos, óiganse menos los chismes y las intrigas, y no se tache de reaccionario ni de conjurado al que con criterio honrado plantee estas cosas.

Por otro lado, recurrir a la insinuación para dejar en entredicho a figuras limpias y desinteresadas que no aparecieron en escena el primero de enero, sino que estuvieron presentes en la hora del sacrificio y están responsabilizados en esta obra por puro idealismo, es además de una deslealtad, una injusticia, y es bueno recordar que los grandes hombres comienzan a declinar cuando dejan de ser justos.

Quiero aclararte que nada de esto lleva el propósito de herirte, ni de herir a otras personas: digo lo que siento y lo que pienso con el derecho que me asiste en mi condición de cubano sacrificado por una Cuba mejor. Porque aunque tú silencies mi nombre cuando hablas de los que han luchado y luchan junto a ti, lo cierto es que he hecho por Cuba todo lo que he podido ahora y siempre.

Yo no organicé la expedición de Cieneguilla, que fue tan útil en la resistencia de la ofensiva de primavera para que tú me lo agradecieras, sino por defender los derechos de mi pueblo, y estoy muy contento de haber cumplido la misión que me encomendaste al frente de una de las columnas del Ejército Rebelde que más combates libró. Como estoy muy contento de haber organizado una provincia tal como me mandaste.

Creo que he trabajado bastante y esto me satisface porque independientemente del respeto conquistado en los que me han visto de cerca, los hombres que saben dedicar su esfuerzo en la consecución del bien colectivo, disfrutan de la fatiga que proporciona el estar consagrado al servicio del interés común. Y esta obra que he enumerado no es mía en particular, sino producto del esfuerzo de unos cuantos que, como yo, han sabido cumplir con su deber.

Pues bien, si después de todo esto se me tiene por un ambicioso o se insinúa que estoy conspirando, hay razones para irse, si no para lamentarse de no haber sido uno de los tantos compañeros que cayeron en el esfuerzo.

También quiero que entiendas que esta determinación, por meditada, es irrevocable, por lo que te pido no como el comandante Huber Matos, sino sencillamente como uno cualquiera de tus compañeros de la Sierra -¿te acuerdas? De los que salían dispuestos a morir cumpliendo tus órdenes--, que accedas a mi solicitud cuanto antes, permitiéndome regresar a mi casa en condición de civil sin que mis hijos tengan que enterarse después, en la calle, que su padre es un desertor o un traidor.

Deseándote todo género de éxitos para ti en tus proyectos y afanes revolucionarios, y para la patria -agonía y deber de todos- queda como siempre tu compañero,

Huber Matos


Ver también:  

Huber Matos y la noche que aun no acaba


Al Comandante de la Libertad





Visitenos en cubacid.org
Desde Cuba cubacid.blogspot.com
Ultimo Congreso elultimocongreso.lavozdelcid.com
Patria Pueblo y Libertad patriapuebloylibertad.blogspot.com
Huber Matos comandantehubermatos.blogspot.com
Siguenos en: Get Connected Get Connected Get Connected Get Connected Flickr Flickr
Leer más

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com